2itjobs
2itjobs
Corporate

El outsourcing y la estrategia empresarial

Para que la organización fije la estrategia de obtención de recursos debe identificar qué recursos aportan valor a la empresa y cuáles son fuentes de ventaja competitiva. Desde el punto de vista de las partes de la organización, suelen ser actividades no críticas todas aquellas que están relacionadas con el staff de apoyo, la tecno-estructura e incluso actividades de línea no esenciales. Las que no se externalizan se suelen situar en el ápice o vértice estratégico de la organización y, por tanto, son el centro de las preocupaciones esenciales y estratégicas.

La decisión de externalización debe estar incluida en la estrategia de la empresa, revisando los procesos y midiendo sus consecuencias, no solo en términos estratégicos sino también financieros. Como decisión estratégica, el outsourcing debe ser evaluado por sus efectos en la ventaja competitiva y su armonía con las decisiones que implican cambios en el entorno de la organización. En consecuencia, la externalización implica una reflexión estratégica sobre aquellas actividades que son externalizables y las que no lo son porque constituyen el centro de valor de la empresa y, por tanto, deben ejecutarse dentro de la organización.

Dentro de este contexto estratégico es preciso reconocer que la tecnología actualmente, liderada por las infraestructuras de Internet, ha permitido reducir de manera asombrosa las barreras debidas a la distancia y el tiempo, que constituyen los dos principales obstáculos para una comunicación instantánea, y ha facilitado el acceso a recursos y capacidades externas.

 

Beneficios del outsourcing

Son varios los enfoques teóricos que tratan de explicar los beneficios potenciales del outsourcing, entre los que destacan aquellos centrados en la reducción de costes y los centrados en el enfoque de la actividad central (Core) del negocio. No obstante, lo que está aceptado es que las ventajas del outsourcing se mantienen en el tiempo, pero con cambios en el orden de importancia. Así, la eficiencia y la reducción de costes, que representan un enfoque táctico, tienden a dar paso a la flexibilidad y adaptabilidad a los cambios del mercado, es decir, a un enfoque estratégico.

Entre las principales ventajas o beneficios del outsourcing se señalan:

(1)        Reducción de costes

La razón táctica individual más importante para recurrir al outsourcing es reducir y controlar los costes operativos de la empresa. El acceso a una estructura de costes bajos del proveedor externo, que puede haber sido lograda gracias a economías de escala o alguna otra ventaja basada en la especialización, es una de las razones tácticas para contratar outsourcing.

La especialización de un proveedor de outsourcing le permite mantener una estructura de costes más eficiente, de lo que puede beneficiarse el cliente. Con el outsourcing se eliminan las ineficiencias internas por no ser la empresa especialista en el servicio correspondiente, y se aumenta la calidad del servicio ya que el personal es profesional y competente en esa área.

Como ejemplo, se pueden obtener reducciones de costes del orden del 25 al 30% en el caso de centros de llamadas y atención al cliente; del 10 al 20% en procesado de documentos bancarios; y del 7 al 10% en recursos humanos.

(2)        Centrarse en las competencias clave

La empresa que externaliza algunos de sus procesos puede centrar sus esfuerzos en potenciar sus competencias clave, lo que le permite incrementar su rentabilidad, pues las tareas rutinarias se reducen ya que se trasladan a la empresa contratada.

(3)          Disponibilidad de fondos de capital

El outsourcing reduce la necesidad de dedicar capital a funciones que no tienen que ver con la razón de ser de la empresa y, al mismo tiempo, destinarlo a la optimización de las actividades nucleares. Por tanto, el outsourcing permite disponer de fondos de capital para áreas críticas del negocio y mejorar ciertos indicadores financieros de la empresa al eliminar la necesidad de mostrar retornos de equidad cuando se hacen inversiones de capital en áreas ajenas al objetivo fundamental de la empresa.

(4)        Aceleración de la obtención de beneficios

El outsourcing es con frecuencia un derivado de otra importante herramienta gerencial: la reingeniería de los procesos de negocio. La reingeniería permite el rediseño fundamental de los procesos comerciales, con el propósito de buscar mejoras extraordinarias en los parámetros de desempeño, tales como coste, calidad, servicio y oportunidad.

Cada vez con mayor frecuencia, las organizaciones deciden contratar un outsourcing cuando éste es capaz de garantizarles las mejoras ofrecidas por la reingeniería y asumir los riesgos que ello implica. En estas condiciones, el outsourcing se constituye en una forma de obtener hoy los beneficios de la reingeniería de mañana.

(5)        Acceso a recursos, capacidades, soluciones innovadoras y mejores prácticas

Por la propia naturaleza de su especialización, los proveedores de outsourcing pueden disponer de capacidades internacionales del máximo nivel para satisfacer las necesidades de sus clientes. Con frecuencia estas capacidades son el resultado de fuertes inversiones en tecnología, metodologías y formación de recursos humanos durante un largo período de tiempo que ponen a disposición de sus clientes. Esta experiencia le ofrece al cliente la posibilidad de seleccionar tecnología y estrategias probadas, evitando así costes innecesarios.

(6)        Incremento de la calidad de los productos y servicios

El outsourcing aumenta la calidad de los productos de la empresa que lo contrata, ya que la empresa proveedora cuenta con una gran experiencia para cubrir los requerimientos de sus clientes.

(7)        Distribución de riesgos

Los mercados, los competidores, la legislación, las condiciones financieras y las tecnologías cambian con gran rapidez en la actualidad, y mantener el ritmo de estos cambios es muy difícil y requiere de una enorme cantidad de recursos, además del riesgo que implican las inversiones necesarias. El outsourcing permite compartir este riesgo diversificándolo con las empresas proveedoras de los servicios.

 

(8)        Flexibilidad

Una de las razones que lleva a las empresas a externalizar sus procesos es la flexibilidad que consiguen. De esta forma pueden aumentar o reducir su capacidad productiva de forma sencilla sin tener que atravesar largos procesos de selección/regulación de empleo, lo que mejora su adaptabilidad ante cambios en el entorno.

 

Fuente:  www.avanzasa.com

El OUTSOURCING: factor clave de competitividad / Empresa española 

  • Share this post

Share you opinion

Inicia sesión para comentar